Divorcio con hipoteca a medias ¿y ahora qué?

27 Mar Divorcio con hipoteca a medias ¿y ahora qué?

divorcio con hipoteca a medias¿ Acabas de firmar un divorcio con hipoteca a medias y no sabes muy bien cómo afrontar esta situación ? ¿No sabes exactamente qué hacer a nivel legal y tampoco a nivel financiero?

Este post te va ayudar porque vamos a cubrir dos aspectos fundamentales si no quieres tener un problema con tu hipoteca y menos ahora que estarás en medio de una marea de papeles.

En concreto al final de este post sabrás:

1.- qué es lo mejor que puedes hacer con tu vivienda si tenéis la hipoteca a medias.

2.- a qué tienes que prestar atención de tu hipoteca.

3.- distintas alternativas que tienes para reducir cuota en caso de que lo necesites.

Empezamos entonces.

¿Qué es lo mejor que puedes hacer con tu vivienda si tenéis la hipoteca a medias?

La salida natural, vender y repartirse el dinero en la situación que nos encontramos no tiene nada de fácil porque es muy probable que se den una de estas situaciones:

  • o bien ni siquiera vendiendo consigues pagar lo que resta de hipoteca (sobre todo en  hipotecas contratadas en los últimos años) en cuyo caso o bien le pagas al banco la diferencia a tocateja o el banco tendrá que autorizar la conversión del importe de la hipoteca que no se cancela con la venta en un préstamo personal o similar (operación que siendo difícil de autorizar además hace que sigas pegada a tu pareja)

  • o en el mejor de los casos, aún pagando la hipoteca asumes unas perdidas importantes (mal menor entiendo si lo que buscas es la independencia total)

Dársela al banco: dación en pago

Puedes plantearle al banco la opción de que se quede con la vivienda y salde la hipoteca. Por supuesto, el banco no tiene ninguna obligación de aceptar esta opción y no suele gustarles mucho esta opción, sobre todo si lo venís pagando con regularidad y más contando con el volumen de activos inmobiliarios del que disponen.

Que te la quedes tú o tu pareja.

En este caso OJO con el régimen que tenías cuando compraste la casa:

  • si estabas casada en separación de bienes debes hacer una extinción de condominio ante notario.

  • si estabas en gananciales tienes dos procedimientos: a) el primero, ante notario, donde deberás liquidar la sociedad de gananciales adjudicándose la vivienda uno de los miembro o b) el segundo por vía judicial donde un juez liquida la sociedad de gananciales.

Pero claro, como te comentaba en esta entrada el hecho de que uno se adjudique el 100% de la vivienda y se comprometa (ante juez o notario) a pagar el 100% de la hipoteca, no libra al otro miembro de su obligación al pago de cara al banco.

Es decir, por mucho que firmes, si tu pareja se queda con la casa y la hipoteca e incumple, el banco va a por ti sí o sí. Y así sigue apareciendo en tu historial crediticio del Banco de España (CIRBE) lo cual puede limitar tu capacidad para pedir un préstamo en el futuro.

Para evitar este problema, a la vez que la extinción del condominio o la liquidación de la sociedad de gananciales deberías cancelar el préstamo hipotecario y que quien se quede con la vivienda constituya uno nuevo.

¿A qué tienes que prestar atención de tu hipoteca?

Primero tienes que ser consciente del dinero que estás pagando actualmente, cuál es la cuota que estás pagando mes a mes. ¿Te la puedes permitir?

Segundo tienes que ver si puedes actuar sobre alguna de las variables que fijan el tipo de interés, sobre todo si anticipas que vas a tener problemas para pagar tu parte de la cuota. No hay nada como anticiparse a un problema para lograr resolverlo.

Estas variables son tres y las puedes localizar de forma muy sencilla en el extracto de tu hipoteca

Ejemplo Extracto Hipoteca

  • el plazo: cuántas mensualidades te quedan por pagar.

  • el capital pendiente: cuál es la deuda real que te queda.

  • el tipo de interés que te están aplicando: que suele ser el Euribor más un diferencial. Aunque también puedes tener un tipo fijo u otro tipo referenciado a algún otro indice.

¿Cómo actuar sobre las distintas variables para reducir la cuota?

Una vez que conoces las tres variables, si anticipas que vas a tener un problema para pagar la hipoteca, deberías acercarte a tu entidad bancaria para intentar negociar una posible solución que os venga bien tanto a ti como a tu entidad bancaria (ten en cuenta que lo que más le jo.. a tu entidad es que no le paguen, lo cual te deja a ti con una posibilidad para negociar)

Entre otras te comento estas alternativas:

  • actuar sobre el tipo de interés: revisando las condiciones de tu hipoteca para por ejemplo localizar si tienes una cláusula suelo e intentar que el banco la anule y te cobre el tipo de interés que te corresponda.

  • actuar sobre el plazo: bien ampliando el plazo a pagar por lo que  tu cuota bajará (aunque claro, acabarás pagando más intereses) o bien solicitando un período de carencia (en el que solo pagarás intereses) durante el cuál puedas organizar el resto de tus finanzas. (recuerda que hay métodos para liquidar tus deudas como mi Método Predator)

  • actuar sobre el capital pendiente, aplazando hasta la última cuota una parte importante del capital pendiente (como se hace con los coches en muchas ocasiones). De esta forma retrasas el problema dejándote tiempo para solucionarlo (hasta que llegue esa última cuota), pero considera que esto te hará pagar más intereses también.

Al final tienes que negociar con el banco y para ello deberías tener en cuenta aspectos como los que indica HelpMyCash en este post.

Y finalmente, si anticipas que no vas a poder pagar la hipoteca te recomiendo que visites esta página donde te ofrecen vías alternativas.

Recuerda a más formación en Finanzas Personales más posibilidades de salir adelante y mejorar tu Economía Doméstica. Está en tu mano.

Si te ha gustado la entrada, ayúdame: dale al botón!! y comparte en tus redes sociales.

Además, ya sabes que si quieres consultarme algo  no tienes más que dejar un comentario en cualquier entrada del blog.

photo credit: DrJohnBullas via photopin cc

2 Comentarios
  • maria angeles
    Publicado a las 14:46h, 01 Abril Responder

    Hola José Carlos, un artículo muy completo sobre la difícil situación financiera del “divorcio hipotecario”. Te añadiría que estoy totalmente de acuerdo con que hay que hacer una nueva operación hipotecaria, pero que existe una opción, que se llama “subrogación con novación”. Esto significa que la hipoteca se “transforma” y pasa de dos titulares a uno, y se convierte en otra, modificando lo que haga falta todo lo demás. ¿Qué ventaja tiene?, que los impuestos que se pagan son mucho menores que cancelando una operación y realizando una nueva, incluso se pueden aportar avalistas. Eso sí, el banco tiene que estar de acuerdo con la pérdida de uno de los titulares. Un saludo.

Publica un comentario