mi negocio no funciona

Mi negocio no está funcionando ¿Qué hago?

¿Por qué mi negocio no funciona? Es una pregunta que, antes o después, muchos empresarios/emprendedores nos hacemos a lo largo de la vida de nuestros negocios.

Buscamos, por encima de todo, la respuesta a esta pregunta: ¿qué puedo hacer si mi negocio no funciona? ¿qué tengo que hacer si veo que mi negocio no prospera?

Cualquiera de nosotros tiene que estar preparado, tanto para el éxito como para el fracaso. La no preparación en estos dos sentidos ya es, por sí misma, una causa que provoca el cierre de muchos negocios.

En este artículo voy a hablarte de qué tienes que hacer si tu negocio no funciona. No con intención de darte un truco mágico, sino con la idea de darte herramientas para que tú extraigas información de tu empresa, puedas hacer un diagnóstico de tu situación y emprender actuaciones para solucionarlo.

Primer tema a revisar si tu negocio no está funcionando: tu fondo de maniobra.

¿Qué es esto? Sigamos, para simplificar la historia, que es la diferencia entre el dinero que tienes y los compromisos que has adquirido. Un fondo de maniobra mayor que cero significa que tienes suficiente para hacer frente a todos tus pagos en el corto plazo.

Prepara un cálculo rápido de tu fondo de maniobra: haz un listado de los gastos que tienes pendientes de pagar en el mes en curso y en el mes siguiente y compáralos con la caja que tienes. Si en ambos casos el importe que resulta es negativo, tienes un problema grave. Si el fondo de maniobra para el mes en curso es positivo pero se vuelve negativo cuando incorporas el siguiente mes, tienes un problema también, pero cuentas con más tiempo para solucionarlo.

Conocer el estado de maniobra te da información acerca de cuánto tiempo tienes para solucionar tu problema“.

### Si te gusta lo que has leído hasta ahora… ¿Por qué no lo compartes en tus redes sociales? ###

Segundo tema a revisar si tu negocio no está funcionando: tu flujo de caja actual.

Tu flujo de caja es la sangre de tu negocio. Es la corriente sanguínea que hace que tu negocio se mantenga vivo. Si tu sangre no circula, te mueres. Lo mismo le sucede a tu negocio. Si no se mueve el flujo de caja. Se muere.

Una vez que sabes el tiempo que te queda de vida, vamos a analizar tu flujo de caja para intentar hacer un diagnóstico: descárgate todos los movimientos de tu cuenta bancaria, y clasifícalos en función del tipo de gasto: inversión, ingresos por ventas, otros ingresos, existencias, gastos financieros, suministros, servicios, y otros gastos. (para empezar)

Una vez que tengas esta información organizada puedes empezar a analizarla:

  • ¿tus ingresos van decreciendo?
  • ¿tus gastos van creciendo?

Y determinar si el problema que está haciendo que tu negocio se ahogue está en el lado de los ingresos o en el lado de los gastos.

Tercer tema a revisar si tu negocio no está funcionando: determinar cuál es la fuente del problema.

Si has llegado a la conclusión de que tu negocio no prospera porque incurres en demasiados costes, y que además estos van creciendo de una forma no proporcional a las ventas, te toca analizar tu estructura de costes para determinar cuál es el problema.

  • ¿Estás comprando muy caro?
  • ¿Tienes muchos gastos financieros?
  • ¿Tienes costes que no sabes para qué estás incurriendo en ellos?
  • ¿Hay costes que desconocías que tenías?

Si por el contrario, has llegado a la conclusión de que tu negocio no prospera porque tu nivel de ingresos no es el adecuado, entonces te toca analizar tu función de ingresos. Y cualquier función de ingresos se analiza desde dos puntos de vista. Siempre. El precio y el volumen.

  • Volumen: ¿es tu nivel de ventas es el adecuado? (las unidades vendidas). ¿Ha crecido? ¿Ha bajado? ¿Se mantiene? ¿Es porque tienes menos clientes? ¿Es porque tus clientes te compran cada vez menos? La respuesta a cada una de estas preguntas te marcará el camino a seguir.
  • Precio: ¿es el precio de tus productos el adecuado? ¿Cubres los costes unitarios con tus precios unitarios? ¿es tu precio un precio competitivo?

Resumiendo, estos serían los 3 temas que debes revisar para saber por qué tu negocio no funciona y hacer que crezca y prospere. Deberás determinar:

  • el tiempo de vida que te queda: fondo de maniobra.
  • qué le está sucediendo a tu flujo de caja: función de costes o función de ingresos.
  • el origen real de tu problema: solo si sabes cuál es tu problema real, puedes adoptar una solución.

Actúa, ahora.

Por cierto: ¿sabes que puedes aumentar tu productividad con un par de herramientas?

Incrementar tu productividad te permite acceder al recurso más caro de todos: TU TIEMPO. ¿Quieres aprender a medir y mejorar la productividad de tu negocio?. Entonces pincha en la imagen y comienza a ahorrar tiempo.

Cómo mejorar la productividad de una empresa

### Si te gusta lo que has leído… ¿Por qué no lo compartes en tus redes sociales? ###

1Comment

Post A Comment