Prepara hoy la subida de la Cuesta de Enero

11 Dic Prepara hoy la subida de la Cuesta de Enero

Si leyendo esta entrada esperas un truco mágico para no tener que enfrentarte a la cuesta de Enero te aviso: ya vas tarde. Es como cuando vas en el coche y esperas llegar a una curva: o te vas colocando en el carril correcto para tomarla o seguramente te salgas fuera si vas a demasiada velocidad.

Con esto quiero decir es que los gastos de Diciembre los tienes que tener previstos, incluidos en tu presupuesto (que espero que lo estés haciendo como te aconsejaba en esta serie de entradas) y que parte de esos gastos deberías anticiparlos.

Lo que te voy a decir, no te cambiará la vida  (al fin y al cabo no es más que un par de pautas marcadas por el sentido común), pero seguro que te ayuda a que la compra de regalos no haga que en Enero te quedes en números rojos.
Son tres puntos muy sencillitos:

a) Calcula a priori (es decir, antes de soltar un euro) cuánto piensas gastarte en regalos este año. No seas iluso, tú sabes de sobra cuánto te puedes gastar, y es más, puedes decidir cuánto te piensas gastar. En estas épocas no recibes estímulos más que para gastar: “Ve al Corte Inglés, Ve al media markt, haz feliz a tus hijos comprádoles tal o cual cacharro” ¿te suena? . No te dejes engañar por estos cantos de sirena. Fija el dinero que quieres gastar (y por favor que esta cifra no sea más de lo que puedes gastarte) y no te pases de ese presupuesto.

b) Una vez fijado lo anterior, el resto es fácil. Divide ese presupuesto entre los regalos que quieres comprar para hacerte una idea de cuánto te puedes gastar por persona. Es sencillo, si te pasas comprando para alguien, deberás recortar en otro regalo. No hay más.

c) Y lo más difícil: contrólate a ti mismo. Estamos sometidos a tanta presión para comprar cosas que en ocasiones no nos damos cuenta ni de lo que compramos, con tal de terminar con los regalos y salir por fin del centro comercial atestado de gente.

Como consejo final, no vayas a comprar sin una idea y un presupuesto. Es como cuando vas al súper. En casa se piensa que se va a comprar, se hace una lista y se va al supermercado. En esto es igual. Lo piensas, vas a la tienda, compruebas si encaja en el presupuesto y compras.

Y por favor, cuidado con la tarjeta de crédito. Es una herramienta muy útil, pero puede que te conviertas en un esclavo de ella sobre todo si la utilizas para financiar tus compras (recuerda que el tipo de interés de este instrumento suele rondar el 22% anual, una pasada)

Recuerda a más formación en Finanzas Personales más posibilidades de salir de esta crisis. Está en tu mano.

Si te ha gustado la entrada, te ha ayudado o la ves interesante, dale al botón!! y comparte en tus redes sociales.

Además, ya sabes que si quieres consultarme algo  no tienes más que dejar un comentario en cualquier entrada del blog.

0 comentarios

Publica un comentario