No vuelvas a tener un problema de caja en tu negocio

No vuelvas a tener un problema de caja en tu negocio

Tener un problema de caja en tu negocio es la razón principal por la que puedes acabar cerrando tu empresa y teniendo que volver a empezar.

“Cash is king“. No me hartaré de repetirlo, por eso hoy te voy a hablar de la forma definitiva para acabar con los problemas de caja en tu negocio.

Y no le quites importancia, un quebranto de caja es uno de los principales problemas que tu negocio puede tener, y puede llevarte a la ruina aún a pesar de tener un negocio rentable.

Por supuesto, no es una solución mágica. Ni un truco. Se trata de una herramienta que te permitirá realizar el seguimiento de tu caja y evitar que una falta de planificación te lleve a incurrir en más gastos o incluso a tener que cerrar tu negocio.

Para comenzar voy a hablar de cuatro conceptos que quizá hayas escuchado en alguna ocasión y que son imprescindibles en la gestión de tu negocio: realizado, comprometido, planificado, disponible.

Vamos a ello.

¿Qué es el realizado?

El realizado son todos aquellos costes en los que YA has incurrido, y que, y esto es muy importante porque es lo que añade la diferencia principal de este método con respecto a lo que se conoce habitualmente como realizado, ya han salido de tu caja.

Ya lo has pagado.

Ya no tienes que preocuparte por hacer el pago de estos importes porque ya lo has hecho.

¿Cómo saber qué importe realizado llevas?

Muy fácil: realizando un seguimiento y conciliación de tus movimientos bancarios y minimizando los movimientos de efectivo.

El efectivo es un enemigo del control y de la planificación. No voy a entrar en los temas fiscales al respecto, porque me tiraría todo el artículo hablando de ello.

Me centro en los problemas de seguimiento y monitorización de caja. Cuando todos tus pagos y cobros los haces mediante una entidad financiera, TODO queda registrado, y esta información vale muy probablemente más que lo que te estás “ahorrando” por manejar efectivo.

¿Qué es el comprometido?

Son aquellos compromisos que ya has adquirido. Compromisos que todavía no han salido de tu caja pero que sabes que van a llegar.

Pedidos que has realizado.

Pagos con tarjetas de crédito.

Ya has comprometido ese dinero, solo es cuestión de tiempo que salga de tu caja.

¿Cómo saber qué importe comprometido llevas?

Llevando un registro de todas aquellas transacciones que realizas y que conllevan un compromiso de recursos.

Si, es algo tan sencillo como esto.

Este artículo va de gestionar tu caja de una forma profesional, y estos son los mimbres para comenzar a hacerlo.

¿Qué es el planificado?

Son los importes que sabes que van a llegar, sí o sí, pero para los cuáles todavía no has adquirido un compromiso firme. Por ejemplo, un presupuesto que te han pasado pero que todavía no has dado el ok aunque lo vas a dar. Este presupuesto irá al planificado porque has planificado su ejecución, pero todavía no lo has comprometido. Cuando realices el pedido de este presupuesto, este importe pasará de planificado a comprometido.

¿Cómo se calcula el planificado?

Perogrullo: planificando. Anticipando los costes en los que vas a ir incurriendo, para ir pasando de planificando a comprometido a medida que tus nivel de caja te lo vaya permitiendo.

¿Qué es el disponible?

El resultado de restar a tu saldo de caja los importes comprometidos y planificados.

Es decir, si tienes en tu caja 10.000 euros y tienes pedidos comprometidos por 8.000€ e importes planificados por 3.000€, estás anticipando un problema de caja de 1.000€, el cuál tendrás que resolver antes de pasar a comprometer los 3.000€ que actualmente están en el cajón del planificado.

Acabas de evitar tener que pedir una línea de crédito por 1.000€ con los gastos que ello supone.

Si por el contrario tu disponible es positivo, entonces sabes que cuentas con recursos adicional para realizar inversiones, o incurrir en gastos para mejorar tu negocio.

Esta es una herramienta de control de gestión muy potente, basada en el seguimiento de tus importes realmente disponibles más allá de mirar la caja  y utilizando para ello los conceptos de realizado, comprometido y planificado.

Esta es una herramienta definitiva para que no vuelvas a tener un problema de caja en tu negocio.

Está en tu mano, y solo en tu mano utilizarla.

Actúa, ahora.

Tags:
,
1Comment

Post A Comment