Qué es el Activo y Pasivo para no entendidos

19 Feb Qué es el Activo y Pasivo para no entendidos

Una de las primeras cosas que te enseñan en la facultad (estudié Administración y Dirección de Empresas en Salamanca, como te contaba en la presentación del blog), al margen de cómo jugar mejor al mus, es a leer el balance de una empresa y entender qué es el activo y el pasivo.

El balance es uno de los tres estados fundamentales financieros (junto con la cuenta de pérdidas y ganancias y el cashflow, de las que hablaremos un poco más adelante) y refleja la imagen patrimonial de la empresa en un momento determinado. O dicho de otra forma, qué es lo que la empresa tiene (Activo) y cómo financia la empresa aquellas cosas que tiene (Pasivo).

El Activo serían todos los bienes materiales o inmateriales que tiene la empresa y que de una forma más o menos fácil pueden convertirse en dinero líquido. Si es de forma muy fácil estaríamos hablando de Activo Circulante (ejemplo el dinero que tiene en la cuenta del banco),
si es más complicado porque está inmovilizado (ejemplo un edificio que habría que vender) hablaríamos de Activo Fijo.

El Pasivo nos diría cómo la empresa ha conseguido hacerse con los bienes que figuran con el activo, es decir, cuáles son sus fuentes de financiación. Si los ha conseguido utilizando el propio dinero del empresario hablaríamos de Recursos Propios, si ha tenido que recurrir a fondos prestados hablaríamos de pasivo exigible (que puede ser a corto plazo si lo has de pagar a menos de un año o a largo plazo si lo has de pagar a más de un año).

En el balance, el Activo y el Pasivo siempre han de ser iguales (lo cuál es lógico, no puedes haber comprado algo sin recurrir a algún tipo de financiación, bien poniendo tú dinero como empresario, bien pidiendo dinero a un banco).

Entendiendo estos conceptos, rápidamente podrás entender distintos ratios o indicadores que habrás oído en la tele (sobre todo estos días en los que las cosas andan tan malitas) y que nos ayudan a valorar la salud de una empresa (de cara por ejemplo a si quieres invertir en bolsa y quieres saber un poco más de la empresa en la que quieres invertir).

– Imagina que el activo circulante (es decir, lo que puedes convertir en dinero rápidamente) es menor que el pasivo circulante o pasivo exigible a corto plazo (lo que tienes que pagar en el corto plazo), entonces, aunque tengas mucho Activo Fijo (edificios por ejemplo), a menos que conviertas estos Activos Fijos en dinero (en Activo Circulante), no tendrás dinero para afrontar tus pagos. Puedes ser una empresa (o una familia) con capacidad en el largo plazo, pero en el corto no tienes disponible. Esto es falta de LIQUIDEZ. La liquidez por tanto sería restar el Pasivo Circulante al Activo Circulante (también conocido como solvencia a corto plazo). Si esta resta es negativa, chungo.

– Ahora comparamos otros dos grupos. El Pasivo Exigible (es decir todo lo que debes tanto a corto como a largo, la suma del pasivo a corto plazo y el pasivo a corto plazo) con el total del Activo. Si divido al Activo  entre el pasivo exigible obtengo el Ratio de Solvencia (que me dice hasta qué punto soy capaz de hacer frente a todas mis deudas tanto en el corto como en el largo plazo). Si el resultado de esta división es 150, entonces tiene buena pinta porque puede hacer frente a las deudas en cualquier momento sin mayor problema.

Esto, que es una de las primeras cosas que se analizan cuando quieres ver el estado de una empresa, es un concepto que algo modificado puedes aplicar en tu familia en tu día a día. Puedes tener una liquidez buena en un momento dado pero tu solvencia puede estar en peligro, con lo cual tu estabilidad personal se va al traste. Por el contrario puedes tener solvencia a largo y no tener liquidez, lo cual también te obligará a tomar decisiones equivocadas.

Mi consejo, el mismo que comento en entradas anteriores, PLANIFICACION. Si tienes un plan, un presupuesto y ves que haciendo estas pequeñas cuentas los resultados no son buenos, tienes tiempo para actuar y corregir antes de que suceda. Si no tienes plan y no lo ves, te lo comes y tendrás que resolverlo con prisas. Y las prisas, decía mi abuelo, no son buenas consejeras.

 

Recuerda a más formación en Finanzas Personales más posibilidades de salir de esta crisis. Está en tu mano.

Si te ha gustado la entrada, te ha ayudado o la ves interesante, dale al botón!! y comparte en tus redes sociales.

Además, ya sabes que si quieres consultarme algo  no tienes más que dejar un comentario en cualquier entrada del blog.

4 Comentarios

Publica un comentario