Cómo superar un mal momento en tu negocio ( y aplicable también a tu vida)

Cómo superar un mal momento en tu negocio ( y aplicable también a tu vida)

Cuando estás pasando una mala racha, es muy probable que lo estés viendo todo desde el punto de vista negativo y que te lamentes de lo que te está sucediendo. Y esta no es la mejor forma de superar un mal momento en tu negocio.

Las malas rachas siempre aparecen. Igual que las buenas.

Ahora mismo vivo una racha muy buena en mi vida. Mucho trabajo. Pero muy positivo y lo mejor de todo. Las cosas están funcionando muy bien. Con buenos resultados.

Por un lado, como sabes, existe este proyecto, Cuanto Vale un Euro. Mi forma de relacionarme contigo.

Por otra parte, estoy inmerso en un nuevo proyecto de consultoría estratégica para empresas, Addit.es. Seguro que eres consciente del valor que aporta a las empresas el contar con el acompañamiento de directivos de grandes compañías y profesionales con experiencia en áreas estratégico-empresariales. Pues bien, en Addit.esponemos este valor añadido al alcance de empresas de más de 10 empleados, optimizando su operativa. Para conseguirlo utilizamos la experiencia que acumulamos en el ámbito de las relaciones laborales y recursos humanos, la fiscalidad, la experiencia del cliente y el control de gestión.

Como te decía. Estoy en una racha muy buena.

Pero, y seguro que tú lo sabes bien, no siempre estamos en esta racha.

La vida es un conjunto de altibajos. De períodos muy buenos y períodos muy malos unidos por períodos llanos.

Y la verdadera capacidad de sobreponerse, la verdadera fortaleza, aparece en los momentos malos. Sobre todo cuando eres capaz de utilizar estos tiempos malos en tu propio beneficio, re-evaluando lo que estás haciendo y profundizando en ideas y objetivos.

“La mayor arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir un pensamiento en lugar de otro” William James

¿Qué puedes hacer para superar un mal momento en tu negocio?

A veces surgen circunstancias negativas y ajenas, por completo, a tu control que te cogen desprevenido por completo. En esos momentos tienes la sensación de que te has despertado en medio de un partido, y que todos los jugadores te han pasado por encima pisoteándote. Estás magullado, dolorido, avergonzado, deprimido.

Y lo peor de todo: no tienes ninguna esperanza de que las cosas vayan a mejorar.

Ahora es cuando toma importancia la cita que he mencionado antes de William James.

No te puedes quedar tumbado esperando a que te vuelvan a pisotear.

No.

Es el momento de aceptar que tu momento es ahora, que el partido es ahora, y que debes establecer tu objetivo. Una vez has establecido tu objetivo, has definido y ves la meta a tu alcance, entonces has vuelto al juego.  ¿Y cuál será tu siguiente foco? Establecer qué es lo siguiente que vas a hacer.

Estos dos puntos de acción son vitales para superar un mal momento en tu negocio. Vitales.

Punto número  1 para superar un mal momento en tu negocio: redefinir claramente el resultado que quieres alcanzar.

Lo que has hecho hasta ahora no funciona. Bien. Está claro.

¿Tu objetivo se ha visto modificado? ¿cambia en algo por lo que has aprendido hasta ahora? ¿hay que redefinirlo? Perfecto.

Punto número 2 para superar un mal momento en tu negocio: decidir cuál es la siguiente acción para alcanzar tu objetivo.

Ya sabes donde quieres llegar. Lo tienes claro. Estás visualizando tu meta.

Ahora se trata de bajar ese objetivo al mundo real, y definir cuál es tu siguiente acción. Tienes que definir cuál es el siguiente paso que vas a dar en tu camino hacia ese objetivo.

Foco y movimiento.

Piensa sobre ello porque de primeras te puede sonar raro, pero si lo piensas es algo completamente lógico:

  • foco para saber donde quieres llegar. El faro que te guía. La luz que ilumina tu camino.
  • movimiento para alcanzar tu objetivo.

Si no te mueves nunca lograrás lo que deseas. Si no sabes lo que deseas por mucho que te muevas nunca lo alcanzarás.

Lo que ocurre en el mundo. Lo que te ocurre en tu mundo. No es ni bueno ni malo. Es lo que es.

Tú marcas la diferencia cuando eliges cómo quieres relacionarte con lo que te sucede. Con lo que sucede en tu mundo.

Y cuándo cambias la forma de relacionarte con tu mundo, tu mundo cambia.

Actúa, Ahora.

 

No Comments

Post A Comment