¿ Te gusta conducir coches premium ? Aprende cómo pagarlos sin romper tu Economía Doméstica

te gusta conducir coches premiumTe lo voy a decir muy claro: pedir un crédito para comprar un coche es una de las cosas más tontas que puedes hacer y es un atentado directo a la salud de tus finanzas personales. Por lo que si Te gusta conducir coches premium tienes que cambiar de estrategia.

Y si no lo quieres ver, es que te estás autoengañando. Sí. Tú.

El préstamo para el coche es el que más duración tiene dentro de un presupuesto familiar descontada la hipoteca. Hay gente que se endeuda por cinco años y más para pagar un coche que va a valer un 60% menos a los tres o cuatro años. Es decir, sigues pagando por algo que vale mucho menos dinero. Esto es una tontería económica.

De hecho hay mucha gente que considera la letra del coche como un gasto para toda la vida. Es decir, me compro un coche ahora, pido un préstamo para pagarlo a cinco años y una vez pagado me compro otro y vuelvo a endeudarme por otros cinco años. Aún cuando el coche anterior está bien. Solo por cambiar. Solo por estrenar.

¿Estamos loc@s o qué?

Para que te des cuenta del error financiero que supone esto te voy a poner un pequeño ejemplo en el que verás cómo realizar ese pago mensual durante tanto tiempo te está robando la oportunidad de hacer otras cosas con tu dinero.

Imagina el caso más extremo, una persona que se compra su primer coche a los 25 años y va cambiando de coche cada cinco años, luego para ello se va endeudando de nuevo cada cinco años hasta los 65 años. Y pon que paga una letra de 300 euros al mes. A los 65 años habrá conducido 8 coches distintos. Y estará pensando en comprarse un coche nuevo.

Ahora imagina otra que invierte esos 300 euros durante el mismo período de tiempo digamos que a un 10% de rentabilidad en promedio. Aprovechando el efecto del interés compuesto A los 65 años es persona ya no tendría que preocuparse nunca por nada porque tendrá en su cuenta más de 1.7 millones de euros. Si, lo has leído bien. Si no te lo crees echa tu mismo las cuentas. Es el poder del tiempo y el interés compuesto.

A tod@s nos gusta estrenar coche.

¿Pero tanto como para desperdiciar 1.7 millones de euros? No lo creo.

Venga y ahora que empiece a trabajar tu cerebro para intentar justificar lo injustificable..

Te voy a contar un secreto a voces para que te des cuenta de que hay estrategias alternativas que pueden funcionarte mejor:

Si metes 300 euros al mes durante diez meses en una caja de galletas. Te puedes comprar un coche de 3.000 euros y pagarlo a tocateja, sin endeudarte para nada. Esto no significa que siempre vayas en este coche, ahorra otros 10 meses y con lo que has ahorrado y con lo que te den por tu coche de segunda mano ya tendrás para uno de casi 6.000 euros. Y si sigues otros diez meses, ya te podrás comprar uno de 9.000 euros.

Esto quiere decir que en dos años y medio puedes comprar un coche de 9.000 euros sin haberte endeudado y sin tener que volver a pagar más.

Endeudarse porque todo el mundo lo hace no es una conducta inteligente. Es más bien una conducta de ovejas, carneros o cualquier otro miembro de la cabaña ovina.

Te gusta conducir coches premium

Y si tus amigos se ríen de ti por el coche que llevas, es que seguramente estás haciendo bien las cosas. Si tienes que elegir entre estar bien o tener la apariencia de estar bien, te aseguro que la mejor opción es la primera.

O como dice mi padre “ande yo caliente, rfíase la gente”. Pues eso.

Tu motivación son tus objetivos vitales, y tus objetivos vitales se consiguen estableciendo objetivos financieros que ayuden a obtener los objetivos vitales. Lo que la gente piensa de ti no es un objetivo vital. Eso son reticencias de los patios de vecin@s cotillas del pasado. De marujeos.

Y OJO, que no estoy diciendo que conduzcas coches pequeños, o feos, o cutres. Lo que te estoy diciendo es que no pidas prestado para conducir un precioso coche nuevo. Que empieces por algo más pequeño y que cuando lo puedas pagar a tocateja y lo puedas mantener sin problema, vayas a todo tren.

Si aún con esto que te he contado insistes en conducir preciosos coches nuevos toda la vida e ir desperdiciando una fortuna para intentar aparentar algo que no eres, o simplemente por el hecho de que la mayor parte de tu gente funciona así. Háztelo mirar, en serio. No es la mejor elección.

Sin embargo, si empleas la estrategia que he comentado en este post para cambiar de coche, te aseguro que llegará el momento en el que tu apariencia exterior se alineará a tu situación interior y conducirás buenos coches, no como una pantalla que oculta una realidad financiera desastrosa, sino como reflejo de unas finanzas personales sanas.

¿Te gusta conducir?

Recuerda a más formación en Finanzas Personales más posibilidades de salir adelante y mejorar tu Economía Doméstica. Está en tu mano.

Si te ha gustado la entrada, ayúdame: dale al botón!! y comparte en tus redes sociales.

No Comments

Post A Comment