Tipo fijo y tipo variable (y aprovechamos y hablamos del suelo)

29 Ene Tipo fijo y tipo variable (y aprovechamos y hablamos del suelo)

Siempre que hayas ido a pedir un préstamo/crédito/hipoteca habrás visto que el tipo de interés que te pueden aplicar puede ser fijo o variable. En el fijo, el tipo de interés está prefijado para toda la duración del préstamo, con lo cual no te vas a encontrar con sustos si el Euribor sube (que es la principal referencia para fijar los tipos de interés que te aplica el banco y del que hablaremos más adelante). La ventaja de este tipo de interés es que te permite controlar los gastos (siempre vas a pagar lo mismo) y que te protege contra las subidas del Euribor (es decir, como aunque suba el Euribor siempre pagas lo mismo, no tienes riesgo), sin embargo puedes estar pagando en exceso (en caso por ejemplo de que el Euribor baje o de que el tipo que firmaste fuera muy alto)
El tipo variable se calcula normalmente basado en el Euribor y sumándole un tanto por ciento (o diferencial). Es decir, si el euribor sube, pagarás más, pero si baja pagarás menos. La ventaja de este son los inconvenientes del anterior. Es decir, si el Euribor va bajando, tú te vas a beneficiar, sin embargo si sube y no habías calculado correctamente hasta donde podías pagar, puede ser que te encuentres con un susto inesperado.

Es también importante tener en cuenta, que con el tipo variable, los bancos se guardan un pequeño aliado que es el suelo de la hipoteca. Seguro que has oido hablar de él. Es un límite que te marcan por debajo de forma que si el Euribor llega a estar en un nivel muy bajo, tú no te vas a poder beneficiar. Ejemplo: tienes una hipoteca con un Euribor del 1,5% y un diferencial del 1%, por lo que pagas el 2,5% anual. Cuando vas a revisar la hipoteca, el Euribor ha bajado un punto, por lo que tendrías que pagar al 0,5 de Euribor más el 1% de diferencial, total 1,5%, sin embargo, al haber firmado un suelo (por ejemplo del 2,5%) aunque el Euribor haya bajado y tú estuvieras dando saltos de alegría porque pensabas que por fin ibas a pagar menos, realmente te da igual porque te la han vuelto a jugar y sigues pagando lo mismo.

Si me aceptas un consejo, cuando vayas a pedir una hipoteca por ejemplo, mira qué es lo máximo que puedes pagar al mes. Pide que te digan el tipo que te van aplicar, elige si fijo o variable y pregunta por el suelo. Pide que te hagan la simulación de cuotas y si has elegido variable, la cuota que te sale está rozando tu límite superior y el euribor está bajo, yo que tú pediría menos dinero o buscaría algo con un tipo de interés más bajo porque si el euribor sube (y una hipoteca son muchos años) vas a tener problemas para pagar (y eso como sabes es lo que menos les gusta a los bancos)

Recuerda a más formación en Finanzas Personales más posibilidades de salir de esta crisis. Está en tu mano.

Si te ha gustado la entrada, te ha ayudado o la ves interesante, dale al botón!! y comparte en tus redes sociales.

Además, ya sabes que si quieres consultarme algo  no tienes más que dejar un comentario en cualquier entrada del blog.

1Comentario

Publica un comentario